Tecnología, una alternativa para afrontar el coronavirus

Tecnología, una alternativa para afrontar el coronavirus

Al clasificar al coronavirus como pandemia, la Organización Mundial de la Salud, OMS, ha encendido las alarmas en países, ciudades y numerosas organizaciones en el mundo, que cada vez buscan más alternativas para que sus actividades misionales no se vean afectadas.

La tecnología es una de las grandes aliadas para continuar con procesos académicos y administrativos, sin tener que asistir a aulas de clase y oficinas, pero manteniendo el contacto con colegas y compañeros. Aquí les contamos algunas de las herramientas que pueden ser útiles y que para las instituciones RUAV ya están disponibles.

Sacar provecho de las plataformas de correo

Jeferson Martínez, coordinador técnico RUAV, resaltó inicialmente las plataformas de correo electrónico en la nube o suites de ofimática con las que la mayoría de instituciones cuentan, y que por lo general ofrecen acceso a documentos compartidos, chats y sistemas de videoconferencia, como Microsoft Teams, Google Meet o Hangouts.

“Estas son herramientas gratuitas para el personal que tenga con correo electrónico institucional, por eso es muy importante fortalecer e invitar al uso del mismo, en especial a los estudiantes. Yo recomiendo que haya un proceso de apropiación de todas esas herramientas, para que se les saque el mayor provecho”, expresó.

Sistemas de videoconferencia y SAR

RUAV cuenta con 30 salas virtuales para el uso compartido de sus asociados, con capacidad hasta de 300 personas, que pueden ser muy efectivas para reuniones, conferencias y clases.

“Estas salas se reservan por medio de nuestro Sistema Automático de Reservas SAR, con mínimo una hora de anticipación, así que siempre están sujetas a disponibilidad. Estamos aplicando unas actualizaciones para ampliar el tiempo por el que se puede reservar y extenderlo a más de las seis horas actualmente establecidas. También, queremos poner SAR a disposición de las instituciones que tienen salas propias, para que presten su servicio de una forma más ágil”.

Algunas de las instituciones que tienen salas Zoom para su uso privado son la Universidad Autónoma de Occidente, la Universidad del Valle, la Universidad de San Buenaventura Cali, la Universidad Libre seccional Cali, la Pontificia Universidad Javeriana Cali y Tecnoquímicas. Así mismo, otros asociados cuentan con diferentes plataformas para videoconferencia.

Acceso remoto a equipos y nube

Los escritorios virtuales y las redes virtuales privadas o VPN permiten una conexión local, a través de Internet, entre equipos de una misma entidad, para garantizar seguridad y brindar acceso a la información desde otros lugares, como la residencias de alguno de uno de sus funcionarios.

“Aquí, las áreas de Tecnología deben tener en cuenta la concurrencia, para evitar que se sature la capacidad de los sistemas de cada institución, saber administrarlos y conocer todos sus niveles de disponibilidad”, recomendó el coordinador técnico.

Igualmente, mencionó los servicios de nube pública, a los que se puede acceder desde cualquier parte e hizo énfasis en verificar las conexiones a Internet, para optimizar todas las soluciones y que de verdad se mantenga o aumente la productividad.

Servicios en las bibliotecas

La gran mayoría de las bibliotecas de instituciones asociadas a RUAV proveen a sus comunidades contenidos digitales y bases de datos especializadas para investigadores, docentes y estudiantes. La información va desde libros de texto hasta científicos, todos con acceso virtual.

“Es muy importante que se acerquen a sus bibliotecas y conozcan los servicios a los que pueden acceder desde sus sitios web, así como los protocolos de préstamos y reserva, ya que en ocasiones pueden estar limitados por disponibilidad”, indicó Gabriel Alberto Ortiz, coordinador académico RUAV.

También, invitó a que se tengan presentes correos electrónicos institucionales y contraseñas, que suelen ser la llave para ingresar a dichos portales.

Plataformas de datos abiertos

Como complemento de la oferta de las bibliotecas institucionales están las fuentes de datos abiertos y repositorios digitales, a los que se puede ingresar sin necesidad de registros o de hacer parte de comunidades en particular.

“A los estudiantes se les debe instruir acerca de las múltiples maneras en que pueden encontrar fuentes académicas,  para complementar sus conocimientos y obtener información”, indicó el coordinador RUAV.

Sobre los repositorios institucionales explicó que estos archivos de producción científica y académica pueden ser consultados para conocer cuáles son los temas que ya han sido abordados en trabajos de grado, de carreras de pregrado y posgrado, y así complementar otras investigaciones.

“Por lo general, los repositorios son de acceso abierto, y se pueden visibilizar los de muchas universidades a nivel mundial, a través de Internet. En Colombia, la Red Colombiana de Información Científica, Redcol, ha realizado una cosecha de información de 37 instituciones, entre ellas varias instituciones RUAV, y más de 120 mil productos de investigación, como son llamados en su sitio web. Esto centraliza la información y facilita su uso para todos los interesados”, explicó.