Expectativas de usuario, la nueva meta de la Oficina TIC de Unal Palmira

Expectativas de usuario, la nueva meta de la Oficina TIC de Unal Palmira

En los últimos años, la Oficina de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Universidad Nacional de Colombia sede Palmira ha vivido un proceso de transformación, que no solo ha implicado la renovación de sus instalaciones, sino también la de su visión como área, frente a la comunidad universitaria.

Su director, Jairo Andrés Londoño Jaramillo, y su equipo, compuesto por seis personas más, se propusieron a ir más allá de brindar soporte, prestando atención a las expectativas de estudiantes, docentes y administrativos, respecto al rol y servicios que debían entregar.

Así, la OTIC abrió sus puertas, para que las herramientas tecnológicas, que antes eran de su exclusividad, estuvieran disponibles para cualquier integrante de la universidad que las necesitara, como lo son sus salas de reuniones, con equipos de gran nivel para videoconferencia, que han sido aprovechadas al máximo por docentes y alumnos.

“Estos espacios cuentan con todas las capacidades para que los docentes que participan en moocs a nivel internacional se conecten a sus clases, y para que se lleven a cabo las reuniones de Consejo de Sede y las de los investigadores, como ha sucedido hasta el momento”.

Así mismo, la oficina lleva tres años disponiendo sus servidores para actividades de investigación, como clasificación de ADN, que han contribuido a la elaboración de cuatro proyectos de grado de doctorado, de los que se derivarán artículos científicos y conocimiento que aportan al desarrollo de la institución.

“Pretendemos que la comunidad se acerque a nosotros, cuando tenga problemas que se puedan solucionar con tecnología, para que así podamos proponer soluciones, ya sean a nivel de sede o de cobertura nacional. Aquí estamos para apoyar cualquier proceso”, expresó el funcionario.

Además de las dos salas de características gerenciales con las que ya cuenta el área, se tiene el proyecto de generar seis salas más, en los próximos tres años. Para esto, espacios que ya existen se dotarán con el mobiliario requerido, sistema de sonido y pantallas con definición 4K.

Comunicación permanente con Telefonía IP

La renovación tecnológica de la sede Palmira de la Universidad Nacional llegó también a la cotidianidad de todos sus trabajadores que emplean una línea telefónica, cuando, en 2015, inició la actualización de su planta, después de analizar por un buen tiempo las ventajas de cambiar a telefonía IP, que consiste en el intercambio de voz a través de redes de datos.

Dicha decisión fue tomada de forma consensuada entre todos los directores de Tecnología de las nueve sedes de la Unal, y Palmira fue la primera en iniciar el proceso, en el que ya se han renovado cerca de 120 extensiones, de las 360 que aspiran a ser completadas, a más tardar, en 2020.

“Lo que hemos hecho es que, en los proyectos de remodelación de las oficinas, incluimos el cambio de teléfono tradicional a teléfono IP, entonces esto se está realizando de manera gradual, mientras se adquieren los aparatos. En unos casos, estamos empleando software, y entregamos una diadema y cámara, a cada puesto de trabajo, para el tema de comunicaciones unificadas, lo que también ha implicado una transición cultural con nuestro personal”.

Dentro de las características que han marcado la diferencia está la portabilidad de las extensiones, que pueden ser llevadas a los dispositivos móviles de los trabajadores, con el fin de que estos contesten sus llamadas laborales, cuando se encuentren fuera de la universidad. Aproximadamente, 30 personas ya han instalado esta opción, incluyendo al ingeniero Londoño, quien enfatizó en que esta funcionalidad ha sido otorgada a aquellos que le ven utilidad, sin ningún tipo de imposición.

“Hemos tenido experiencias con docentes, que cuando tienen algún evento fuera del país, nos piden que configuremos la extensión en su móvil, para así tener contacto permanente con la oficina y con sus familiares. Todo ha funcionado con alta calidad, y consumiendo un bajo nivel de ancho de banda”. manifestó el director, que lleva casi 16 años en el cargo.

Con esta buena experiencia, la sede asociada a RUAV presta, desde 2017, el servicio de telefonía a la sede Tumaco, en la que era usual tener problemas como distorsión y ausencia de la señal telefónica, durante tiempos indefinidos. Ahora, a través de IP, la historia ha cambiado completamente para la funcionarios, que expresan un alto nivel de satisfacción, al tener la oportunidad de comunicarse de forma permanente.

A futuro, se espera que Palmira brinde también esta posibilidad a las demás sedes conocidas como de presencia nacional: San Andrés, Leticia, Arauca y La Paz.

“La Universidad Nacional, con todas sus sedes, tiene el proyecto de ofrecer telefonía IP como servicio, a través de un mismo proveedor, el cual debe ser lo suficientemente robusto para cubrir cerca de 15 mil extensiones, con disponibilidad 7/24. Allí, Palmira tiene un muy buen nivel de liderazgo, gracias a que a través de RUAV tenemos contacto con muchos proveedores de alto nivel, y somos un grupo representativo para tomar decisiones”.

Foto: El equipo de la Oficina de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Universidad Nacional de Colombia sede Palmira.