Así avanza el Doctorado en Ingeniería, durante la pandemia

Así avanza el Doctorado en Ingeniería, durante la pandemia

Desde el inicio de sus actividades académicas, en 2017, el Doctorado en Ingeniería de la Red Mutis, que se ofrece en la Universidad Autónoma de Occidente, la Universidad Autónoma de Bucaramanga y la Universidad Autónoma de Manizales, ha empleado la tecnología para acercar a sus estudiantes, que asisten de forma presencial a esas instituciones, con la oportunidad de interactuar con más de 60 docentes de cualquiera de las tres ciudades o a nivel internacional.

Pese a la crisis actual que se vive por la pandemia del COVID-19, el posgrado ha podido continuar con normalidad sus clases virtuales, que desde su inicio se cumplen por medio de las Salas Virtuales de RUAV, con la única excepción que los estudiantes ya no se movilizan hacia las sedes, sino que se conectan desde sus casas.

Sobre esto, el director general del posgrado, el doctor en Automática y docente adscrito a la Universidad de Manizales, José Luis Rodríguez Sotelo, manifestó sentirse afortunado, pues la dinámica no ha sufrido muchas modificaciones, lo que les ha facilitado continuar todo con normalidad, excepto lo que tiene que ver con prácticas y trabajos de campo, que muchos han debido cambiar por temas de investigación.

“Tenemos un personal técnico que se encarga de grabar las clases, tomar fotos, subir los videos para consultas posteriores, y hay una interacción humana constante, con recomendaciones sobre los mejores espacios para garantizar conectividad, velocidad, evitar ruido y sensibilidades, en los momentos de encender las herramientas de interacción”, indicó.

Acerca de las alertas de seguridad que se dieron a conocer a nivel mundial, acerca de algunas funcionalidades de la plataforma Zoom, el director Rodríguez exaltó las decisiones tomadas por RUAV para el manejo de ciertas herramientas de la plataforma, así como la efectividad de SAR, Sistema Automático de Reservas, que les permite programar sus clases, con anticipación.

En lo que tiene que ver con su estrategia para mantener el bienestar de su comunidad académica, el Doctorado ha iniciado actividades de sensibilización, con el acompañamiento de las áreas de Bienestar Universitario y psicólogos, que han abordado temáticas acerca de cómo lidiar con el encierro y la depresión. 

“Tanto profesores como estudiantes han sido muy receptivos a las jornadas que hemos organizado sobre el aprovechamiento del tiempo, cómo lidiar con el confinamiento, etc. Estamos en un modo más humano y, en nuestro caso, todo es voluntario, con una muy buena acogida”.

                                                                                              José Luis Rodríguez Sotelo, director general, Doctorado en Ingeniería.

Planes para el 2021

Actualmente, en sus cuatro cohortes activas, el doctorado cuenta con 53 estudiantes, incluyendo a aquellos que se convertirán en su primer grupo de egresados, que posiblemente elevará el birrete el próximo año.

Para ese momento, las directivas también han planteado modificar la modalidad del posgrado, que en este momento aparece como presencial, en su registro calificado otorgado en 2016.

“En ese momento, el decreto no estaba preparado para tener en cuenta un tipo de modalidad que uniera actividades presenciales y virtuales. A finales del año pasado se consolidó el Decreto 1330 del Ministerio de Educación, que reconoce la diversidad de modalidades y su combinación, por lo que consideramos gestionar una nueva para el Doctorado, que sería un híbrido”.

Finalmente, el director recalcó la importancia del factor humano en el programa que lidera desde 2019, así como su interés continuar con políticas de acompañamiento institucional en todo su proceso académico, orientando acerca del uso de herramientas tecnológicas, acceso a la información en bibliotecas virtuales, así como apoyo en el manejo de temas psicosociales, que permitan su continuidad y el éxito de su comunidad, superando sus retos.

 

Fotos: Cortesía Doctorado en Ingeniería.