Red académica facilitó análisis de cultivos, hasta 2050

Red académica facilitó análisis de cultivos, hasta 2050

El proyecto determinó variaciones en la producción de arroz, soya, papa, trigo y maíz, para toda América Latina.

Establecer los niveles de producción de arroz, papa, trigo, soya y maíz, en Latinoamérica, hasta el año 2050, es el objetivo del proyecto Análisis de Vulnerabilidad para el sector Agrícola de América Latina, que ejecuta el Centro Internacional de Agricultura Tropical, CIAT.

Por medio de los canales de alta velocidad de RUAV y RENATA, se han desarrollado modelos que simulan el crecimiento de estos 5 cultivos, en más de 10 mil puntos de toda América Latina, teniendo en cuenta detalles como la aplicación de fertilizantes, la variabilidad del clima, los sistemas de riego, etc.

Jeison Mesa Díez, asistente de investigación del proyecto liderado por el doctor Jeimar Tapasco, explicó que, hace dos años, la demora era la principal característica del proceso, hecho que los llevó a buscar alternativas.

“Creo que fue en un café donde le expusimos el tema a un amigo. Él nos habló sobre los servidores de RENATA a los que tenemos acceso; hicimos una prueba y fue todo un éxito. Desde ese momento seguimos utilizando la conexión y procesamos toda la información en el Centro de Bioinformática y Biología Computacional Bios, de Manizales”.

El CIAT ha empleado el canal académico para transferir y procesar datos, migrando cerca de una tera de información a un servidor de Bios, en un día.

Esa información está compuesta por textos planos de todos esos cultivos a nivel continental, que permiten cuantificar los niveles de producción que tendrán, y la manera en que esto impactará la economía de la región.

“Estamos en el proceso de escribir un artículo con los resultados de la investigación, allí mostraremos los cambios que se presentarán en la agricultura de estos países. Creo que el próximo años haremos una presentación para la comunidad científica”, aseguró Mesa Díez.

Un proyecto a nivel Orinoquía

El descubrimiento que fue casualidad para los científicos del CIAT es hoy uno de los recursos imprescindibles de sus proyectos.

Precisamente, la red académica también será utilizada en una investigación sobre la adaptación al cambio climático en la región Orinoquía, cuyos resultados serán a escala de terrenos pequeños o fincas.

RUAV y RENATA nos han dado un servicio excelente, y recurriremos a él, otra vez, durante el desarrollo de este nuevo proyecto, que es en convenio con Cormacarena”.

X