La tecnología al servicio de la comunidad Javeriana Cali

La tecnología al servicio de la comunidad Javeriana Cali

La Pontificia Universidad Javeriana Cali se ha convertido en la institución pionera en el sector educativo en materia de adopción de tecnologías que facilitan el acceso a las mismas, gracias a las buenas decisiones que el área de TI ha tomado recientemente, atreviéndose a dejar a un lado lo tradicional, y acercándose a herramientas y soluciones que apenas empiezan a masificarse en esta región del mundo.

Hace cerca de tres años, el Centro de Servicios Informáticos, CSI, de Javeriana Cali evaluaba las opciones para modernizar su servicio, y romper el círculo de renovación de equipos, servidores, actualización de hardware y software, y demás rutinas desgastantes y costosas, que no satisfacían al 100% las necesidades de su público objetivo.

En ese momento, la oportunidad de desarrollar Clientes Virtuales, es decir, la conexión de sus usuarios a servidores centralizados en los que se encuentran alojados los sistemas operativos que emplean normalmente, sin la necesidad de tenerlos instalados en su máquina, empezó a tomar fuerza.

Cada una de las consecuencias de elegir este camino fueron analizadas por el grupo de trabajo, encabezado por el ingeniero Jaime Alberto Reinoso, que llegó a la conclusión de que era el momento de marcar una nueva pauta, para ofrecer un mejor servicio a toda su comunidad.

Desde que comenzó la implementación del servicio de clientes virtuales hasta hoy, la universidad cuenta con alrededor de 1.200 equipos en operación, los cuales son utilizados por directivos, docentes, estudiantes y administrativos, que pueden acceder a toda su información y programas, desde cualquier dispositivo, desde cualquier lugar y cuando estos lo deseen.

Esto quiere decir, que ya no hay dependencia del funcionamiento de las máquinas, ya que si un computador llegara a averiarse, su cambio o arreglo no comprometería la integridad de la información y de las actividades que allí se estuvieran efectuando.

“Antes, era usual recibir solicitudes de investigadores que requerían aumentar la capacidad de memoria de su PC. Para eso, nosotros debíamos evaluar el equipo, hacer backup, poner la memoria nueva y esperar a que funcionara, sin que ninguna información se perdiera; un proceso largo. Ahora, únicamente necesitamos el dato de cuánta memoria necesita, se hace clic y ya, no demora nada”, expresó el ingeniero Reinoso.

Un proceso similar se cumple al atender necesidades de mayores niveles de procesamiento, hecho que ha influido favorablemente en la productividad de los docentes, que gracias a su Cliente Virtual, no deben preocuparse por la compatibilidad de sus archivos con los ordenadores de cada aula de clase.

El acceso a software o programas especializados, de los que comúnmente se compraban pocas licencias para salas de cómputo limitadas, se ha vuelto algo mucho más simple, dejando de lado el proceso de reserva de un aula en específico, y permitiéndole a estudiantes y profesores experimentar las aplicaciones, con todos sus atributos, en cualquier espacio, debido a que estas también han sido virtualizadas.

Otro tema que quedó en el pasado es la actualización de equipos, que antes llegaba a la compra de casi 400 computadores por año. “En este momento usamos thin client, o cliente liviano, y portátiles, por el tema de la movilidad, pero ya no PCs. Lo mejor es que esto es mucho más económico que lo que hacíamos, y se tiene una duración más larga que la de los anteriores. Además, aplicamos la responsabilidad social empresarial en cuanto al ahorro de energía, ya que estos dispositivos consumen ¼ de energía frente a los PC tradicionales”, indicó el director de TI.

La población estudiantil de Javeriana Cali recibe un servicio mucho más equitativo, gracias a este avance, y esa es una de las ventajas favoritas del ingeniero, quien hace parte de los Comités Académico y de Proyectos de la Asociación RUAV. “El 10% de nuestros alumnos son estrato 0, 1 y 2, y ellos, sin importar las características de su computador, pueden utilizar los softwares más sofisticados de la universidad, desde su casa o salón de clase, debido a que estos se ejecutan en nuestros servidores”.

El CSI también ha implementado progresos propios, como la virtualización de Graphics Processor Unit, GPUs, por lo que las aplicaciones que demandan recursos gráficos, como edición de video, por ejemplo, puede hacerse desde los Clientes Virtuales.

Gracias a los excelentes resultados obtenidos en Cali, este servicio se ha extendido a la sede central, es decir, a la Pontificia Universidad Javeriana Bogotá, quien hoy cuenta con sus primeros 450 clientes virtuales.

Un data center de alta tecnología

La importancia que tiene la tecnología dentro de Javeriana Cali, y el alto nivel de caída de rayos de la región, llevó a que la universidad analizara los efectos que podrían generar contratiempos hipotéticos y el tiempo que tomaría su recuperación.

Con base en este Plan de Recuperación de Desastres, el CSI determinó que era estrictamente necesario desarrollar un data center que tuviera un mecanismo de energía adecuado y aire acondicionado de alta precisión, entre otras características.

Así inició, en el 2015, la creación de este avance que ya se encuentra en operación, y que posee propiedades especiales para un servicio óptimo.

“El data center tiene una capacidad de 16 racks, que funciona así: dos alimentadores de energía, cada uno conectado a una planta distinta de la universidad, recibidos por dos UPS de alta disponibilidad. En cuanto al aire acondicionado, contamos con dos máquinas de precisión, que en su interior tienen dos aires cada una; son totalmente autónomos, lo que nos permite tener una sustentación de enfriamiento suficiente para la operación de toda la universidad. Energía y aire en alta disponibilidad”, afirmó el ingeniero Reinoso.

Por su parte, el componente de control de incendios con el que cuenta es de doble sistema de verificación, lo que significa que se ejecuta por áreas, de forma independiente, y con un gas amigable con el medio ambiente.

La seguridad es otro elemento fundamental de este logro, por lo que posee un sistema de control de acceso que incluye triple verificación, por control biométrico, de tarjetas y de huella.

Con relación al monitoreo, tiene cámaras autónomas, que trabajan en espacios diurno y nocturno, sensores de movimiento en el piso, de acceso a los racks, de calor y de humedad, centralizados en pantallas vinculadas al sistema de monitoreo de la universidad.

Este destacado avance tecnológico beneficia, según el director del CSI, a toda la comunidad universitaria: cerca de 8 mil estudiantes, 1.400 empleados y alrededor de 40 mil alumnos de educación continua, lo que garantiza un mayor nivel de disponibilidad de los servicios tecnológicos.

“Desde que empezó el data center a funcionar, hace unos cuatro meses, aproximadamente, hemos mantenido los niveles de disponibilidad al 100%, datos seguros y un alto índice de ahorro de energía”.

La segunda fase de este proyecto consiste en un data center alterno, debido a que, aunque con el principal se evita la frecuencia de daño, no se impide que el nivel de impacto de un evento nocivo sea catastrófico.

Para esto, Javeriana Bogotá ha brindado apoyo, otorgándoles un espacio en su data center, en el que se alojarán los equipos de la sede Cali, y viceversa. Ambas se respaldarán.

X