La magia de la colaboración académica, a nivel global

La magia de la colaboración académica, a nivel global

La oportunidad de intercambiar experiencias relacionadas con cuatro temáticas de interés mundial: E-Salud, Biodiversidad, Medio Ambiente e Instrumentación Remota, y generar comunidades globales de trabajo e investigación es uno de los objetivos de Magic, el proyecto de integración y colaboración de RedCLARA, la Cooperación Latinoamericana de Redes Avanzadas.

En febrero pasado, las cuatro especialidades realizaron sus primeros encuentros globales, donde los participantes conocieron la visión de expertos en cada uno de los temas, y discutieron sobre sus aspiraciones y pasos a seguir como grupo.

Florencio Utreras, director ejecutivo de RedCLARA, indicó que este espacio se ha abierto con la intención de crear grupos de investigación y colaboración, valiéndose de las herramientas tecnológicas que las redes académicas ponen a su disposición.

“Con Magic estamos desarrollando unos estándares que permitirán la integración entre aplicaciones pensadas en la educación y en la colaboración, y con estos grupos estamos probando su efectividad. Además, ‘la magia’ está en que tenemos gente alrededor del mundo trabajando en conjunto y discutiendo temas de muchísima relevancia”, aseguró.

Utreras mencionó que, a pesar de que ya se llevaron a cabo reuniones virtuales, los interesados en trabajar estos temas aún pueden participar, registrándose al Colaboratorio de RedCLARA, con sus datos institucionales o contactando a Tania Altamirano, quien está a cargo de las comunidades en la red continental.

De esta manera, el proyecto tiene el propósito de atraer a investigadores, estudiantes de posgrados y estudiantes de últimos semestres de pregrado, especialmente, para que creen enlaces a nivel internacional, y enriquezcan sus conocimientos.

Sobre el proyecto Magic

Actualmente, y desde hace diez meses, RedCLARA viene desarrollando su proyecto Magic, que pretende elaborar pautas de interoperabilidad para aplicaciones que permitan favorecer la colaboración entre comunidades de investigación.

“Queremos promover el uso de nomenclatura de grupos en las aplicaciones colaborativas, para no tener la necesidad de genera listas, cada vez que se emplee una nueva plataforma, sino que estas conversen entre ellas, y compartan los datos”, explicó Florencio Utreras.

Igualmente, hizo énfasis en que esto también debe facilitar la generación de confianza entre aplicaciones, y evitar que la información que se traspase no vulnere las condiciones de privacidad específicas.

La Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada, Renata, de Colombia, a la que pertenece la Asociación RUAV, es una de las entidades vinculadas a este proyecto, que integra a otros importantes actores, a nivel continental.

Para conocer más, clic aquí.

X