Inversión, la principal necesidad de las redes académicas

Inversión, la principal necesidad de las redes académicas

La Asociacion RUAV entrevistó al director ejecutivo de RedClara, Florencio Utreras.

La inversión en el campus garantizará el acceso y aprovechamiento de las redes académicas, según Florencio Utreras, director ejecutivo de RedClara, Cooperación Latino Americana de Redes Avanzadas.

El profesor indicó que la calidad y la tecnología con las que disponga una red no aseguran el éxito particular de su uso, ya que se requiere que las universidades o centros de investigación a los que llegue cuenten con una infraestructura, organización, administración y mantenimiento adecuados, para que se cumplan los objetivos.

“Alcanzar el nivel en el que se encuentran otros continentes significa una gran exigencia para las universidades,  porque para acceder a una avenida circular de información, no se pueden tener caminos de tierra”, manifestó.

Tomar el riesgo y salir de ciertos sistemas análogos, que en muchos centros de conocimiento de países latinos siguen siendo utilizados, es otro de los desafíos que el director considera, ya que ha notado la dificultad que existe en el momento de romper con dinámicas de trabajo antiguas e implementar unas más actuales.

No obstante, Utreras resaltó que, la mayoría de las veces, la innovación empieza en la academia; casos como la creación de buscadores web, redes sociales y las conferencias virtuales son consecuencia del acceso sin restricciones a la tecnología que han tenido muchos investigadores y estudiantes, logrando que sus avances se adhieran a las rutinas de la población mundial.

“Esa oportunidad de marcar la diferencia depende también de la capacidad que se tenga para desarrollar los proyectos, pero en el continente aún nos faltan fuentes de financiamiento que impulsen el trabajo colaborativo entre países”.

Expresó que a pesar de esta carencia, las organizaciones de la región han participado de iniciativas en las que colaboran entre si, pero la mayoría se han costeado gracias a convocatorias internacionales, por lo que llevar una estadística clara de cuántas se están ejecutando no es sencillo.

“Sabemos que la colaboración a nivel latinoamericano ha aumentado, porque eso es tangible durante reuniones, como Tical, y porque conocemos varios de los proyectos que se presentan. Ciertamente, necesitamos instrumentos para ponernos al nivel de Norteamérica y Europa, donde se han generado fuentes de financiamiento grandes, de cerca de 90 mil millones de euros para siete años. Nosotros, cuando hubo una fuente, alcanzamos apenas una milésima parte de esa cantidad. Eso debe cambiar”, aseveró el director.

Igualmente, recomendó osadía para investigadores, docentes y estudiantes que quieren ser líderes académicos, aprovechar los nuevos mecanismos y los procesos de internacionalización, involucrando siempre a la tecnología.

El futuro para RedClara y para las redes académicas

Sin importar las necesidades con las que se enfrenta el continente, el ingeniero matemático, que está a cargo de RedClara desde 2005,  es positivo respecto a lo que viene para la red, por lo que la visualiza más cercana a las potencias mundiales.

“Estamos en proyectos muy interesantes, hemos juntado aportes de varios países y sabemos que las redes nacionales están cumpliendo su labor, por lo que están cercanas a sus pares europeas. De aquí a unos cuatro años debe ser la red continental la que se comporte igual”, planteó.

En cuanto a los alcances que tendrán las universidades y su posible migración al mundo virtual, Utreras dijo que, para lograrlo, los campus deberán tener capacidades de conexión mucho más amplias, mecanismos de cálculo e instrumentos científicos. La interacción real no quedó por fuera de su ejemplo, pues fue enfático en que en eso seguirá siendo necesario.

Finalmente, resaltó la labor de la Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada RENATA, su gestión en cuanto a organización de eventos académicos y científicos, y su interés en continuar construyendo redes que conecten a Colombia.

X