El proyecto de Contaduría que une a Colombia, México y Perú

El proyecto de Contaduría que une a Colombia, México y Perú

Abrir oportunidades para que profesionales y estudiantes de Contaduría Pública puedan investigar y acceder a conocimientos en universidades de cualquier país de América Latina es el objetivo del proyecto Análisis Comparativo del Currículo de Contaduría en Colombia-México-Perú, que se ejecuta a través de la red académica.

Jazmín Chaverra, directora del programa de Contaduría Pública de la Universidad de la Costa de Colombia CUC, es una de las líderes de la investigación que inició en 2015, a partir de una convocatoria de la Asociación Colombiana de Facultades de Contaduría Pública, Asfacop, cofinanciada por el Consejo de Acreditación en Ciencias Sociales, Contables y Administrativas en la Educación Superior de Latinoamérica, Cacsla.

“Ellos brindarían apoyo a ideas de interacción entre investigadores nacionales e internacionales, que promovieran el intercambio de conocimientos entre regiones y países”, explicó.

Así empezó el contacto con universidades, como la Escuela de Administración y Mercadotecnia del Quindío EAM, con el doctor en Contabilidad y Finanzas Juan Javier León García, de la Universidad Continental y de la Universidad Central del Perú, y la intención de vincular alguna universidad mexicana.

Desde el Tecnológico de Monterrey se obtuvo la referencia de Gabriela Farías, quien en ese momento recibía la dirección del programa de Contaduría Pública y Negocios de esa universidad, y quien es presidenta de la Corporación Universitaria para el Desarrollo de Internet A.C. Red Cudi, en México.  Ella aceptó participar.

Trabajo y colaboración

Durante todo el planteamiento del proyecto, el equipo de trabajo se conectó por medio de la Cooperación Latino Americana de Redes Avanzadas RedCLARA, y de las redes académicas nacionales: RenataRAAP y Red Cudi, de Colombia, Perú y México, respectivamente.

“Gracias a la tecnología y a las redes académicas pudimos hablar todas las veces que fueron necesarias; planteamos objetivos, le dimos forma a la propuesta, la presentamos y pasamos”, indicó Chaverra.

En noviembre de 2015, se puso en marcha la investigación, elaborando un esquema comparativo de los currículos de Contaduría, con dos variables específicas:  movilidad académica e investigativa entre los programas y detección de los núcleos centrales de formación de los contadores latinoamericanos.

“Pretendemos suscribir un convenio de movilidades entre todas las regiones participantes, es decir, 45 universidades que intercambiarían procesos investigativos en el área”.

Asimismo, los investigadores determinaron la creación de una herramienta que permita a las universidades ingresar hojas de vida académicas, o syllabus, de sus estudiantes, en cualquier semestre, y saber qué tanto podrían homologar en otras instituciones.

“Es casi inducir a los estudiantes a que conozcan otros pensum y las ventajas que estos les ofrecen”, explicó la investigadora.

Para octubre de este año, el equipo tiene la intención de participar del XXI Congreso Internacional de Contaduría, Administración e Informática, que se celebrará en la Universidad Autónoma de México, y presentar los resultados preliminares de su proyecto.

Una vez finalizado, tienen planteado publicar un artículo en una revista brasileña de alto impacto internacional, para compartir su experiencia y, por qué no, vincularla a fases posteriores.

“Estamos abiertos a nuevas vinculaciones, por lo que los interesados en aportar serán bienvenidos”.

El uso de la red académica

Al tener a la presidenta de la red académica nacional mexicana dentro del proceso, fue natural que todos los participantes conocieran los beneficios de las redes, y obtuvieran contactos en otras instituciones.

“La doctora Gabriela Farías organizó un foro para conversar sobre temas de educación contable y presentar las principales variables de nuestra investigación a diez universidades del territorio de Monterrey. Ellos nos compartieron información importante”.

Por su parte, Renata les ha dado la oportunidad de emplear su oficina virtual y lo correspondiente a las telecomunicaciones, para ponerse en contacto con teóricos de otras universidades latinoamericanas.

“Todos los intentos de acercar las comunidades académicas son absolutamente indispensables, y las redes son una gran herramienta para lograrlo. En cuanto a la investigación, nos permiten validar iniciativas, porque a veces creemos que estamos ‘inventando el agua tibia’, pero nos enteramos que ya está inventada en otro lugar del mundo. Se comparten experiencias, se alimentan perspectivas y se redefinen premisas”, puntualizó la directora del programa.

X