Congreso GID: Generar experiencias, la responsabilidad de las bibliotecas

Congreso GID: Generar experiencias, la responsabilidad de las bibliotecas
Foto: Cortesía Karem Sánchez de Roldán.

La responsabilidad social de las bibliotecas con sus usuarios y con las comunidades a las que permea será uno de los temas que se abordarán en el III Congreso Internacional GID, Gestión para la Información y la Documentación, que organiza el Comité de Bibliotecas RUAV.

Karem Sánchez de Roldán, socióloga y profesora titular de la facultad de Ciencias de la Administración, de la Universidad del Valle, será la encargada de presentar esta temática, así como su visión acerca de los nuevos roles de sus visitantes y del auge de las TIC.

¿Cómo están las bibliotecas en esta era digital?

Creo que hay que preguntarse cómo están las bibliotecas y cómo están sus usuarios, porque ambos se complementan. Se debe reconocer que las primeras hacen une esfuerzo muy importante para poner a tono sus recursos, con toda la órbita digital, y allí surge la pregunta de qué tanto cumplen con su objetivo esas herramientas, es decir, el papel del usuario.

Antes, solamente era posible referirse al usuario de la biblioteca como lector; ahora, las bibliotecas están mostrando una enorme gama de posibilidades, donde la lectura sigue siendo sustantiva y esencial a la biblioteca, no importa si es en un medio físico o digital. Pero, adicionalmente, a ese usuario de la biblioteca se le están ofreciendo alternativas, como los repositorios, que representan un recurso infinito, que requiere que organice mejor sus ideas, desarrolle destrezas para emplear motores de búsqueda y conozca el uso legal de la información.

Recursos como los blogs y lo que está en el orden audiovisual pone al alcance de las personas grandes potencialidades, que hace unas cuantas décadas era impensable. Ya no es necesario ir al Louvre para apreciar grandes colecciones, además de todos los tratados y estudios que existen sobre una obra en particular.

Por ejemplo: uno de los autores más importantes de la literatura latinoamericana es Leonardo Padura, que en su libro Los Herejes hace toda una exposición absolutamente maravillosa de La ronda de la noche, un cuadro de Rembrandt. Un lector que quiera familiarizarse con la trama y comprender el mensaje que el autor quiere transmitir no puede prescindir de mirar el cuadro y su historia, y ese es un acceso al conocimiento que la biblioteca puede proveer, que encuentre su punto de partida en un libro tradicional, pero por ahí se puede conectar con otros universos y mejorar la experiencia de la lectura.

¿El usuario también tiene que ser responsable con la biblioteca?

Absolutamente. Creo que hay que establecer conexiones más estrechas, casi afectivas con la biblioteca. Algo que todos los usuarios pueden hacer es dar sugerencias, recomendar a la sección de adquisiciones si se necesita tal texto; sugerencias amables, cariñosas, que permitan ampliar las ideas de quienes laboran en la biblioteca. Otra manera es contribuir a la biblioteca, hay personas que tienen colecciones en sus casas y ya no las usan. Si usted quiere salir de sus libros, de pronto alguna biblioteca puede disfrutarlos.

¿Cuál es su libro favorito?

Puedo decir qué libros he leído recientemente que me han dejado emocionada. Los Herejes, de Padura; hace poco leí también Historia de Dos Ciudades, de Charles Dickens, que en este contexto que Colombia se aproxima al posconflicto, donde hay tanto qué resolver, se pueden encontrar muchas claves en la literatura.

Desde la visión académica, resalto El Imperio de la Retórica, de Chaïm Perelman, que habla sobre cómo nos comunicamos. Es un clásico del que tenemos mucho qué aprender.

¿Karem Sánchez a qué va a la biblioteca?

Desde que la colección volvió a ser abierta, voy mucho más a la biblioteca de la Universidad del Valle, porque recorrer los libros, ver sus títulos en los lomos, mirar la tabla de contenido, es una conexión muy importante.

También, voy mucho cuando hacen exposiciones o conferencias. Algo que me parece extraordinario es, por ejemplo, el trabajo que está haciendo el profesor Omar Díaz, asociado a la revista Qué hay para ver; cada mes él invita a un artista, habla de su obra, y ha logrado que el artista invitado done una obra a la biblioteca de Univalle, con lo que se ha empezado a construir una colección, gracias al altruismo de los artistas.

Una invitación para que la gente asista al Congreso GID

A veces pensamos a dónde nos gustaría ir, dónde nos sentimos más cómodos y felices, y pensamos en nuestra casa. La invitación es a que todos sintamos que podemos aproximarnos a una biblioteca, casi como a una segunda casa, donde podemos dar rienda suelta al pensamiento, donde se pueden curar las penas, tramitar las alegrías y estar en contacto con el saber. Entonces, esta conferencia me parece supremamente importante, por los temas que serán tratados, desde la noción misma de biblioteca, hasta aspectos específicos, que nos abrirán las perspectivas del uso que todos podemos hacer de la biblioteca.

El III Congreso GID se cumplirá del 24 al 26 de agosto, en el auditorio Yquinde, de la Universidad Autónoma de Occidente. Inscripciones, aquí.

X