CATI Univalle, apoyo para investigadores de la región

CATI Univalle, apoyo para investigadores de la región

El Centro de Apoyo a la Tecnología y la Innovación funcionará en la sede San Fernando.

Con el objetivo de brindar acompañamiento a investigadores e inventores en el proceso de tramitar patentes, acceder a bases de datos y fomentar la transferencia de conocimiento, fue presentado ayer el Centro de Apoyo a la Tecnología y la Innovación CATI de la Universidad del Valle.

Este programa, que es liderado por la Superintendencia de Industria y Comercio SIC, y que fue creado por la Organización Mundial para la Propiedad Intelectual OMPI, funcionará en la sede Univalle San Fernando, donde espera convertirse en referente para toda la comunidad científica del departamento, y generar interacción entre la academia y el sector empresarial.

La ceremonia contó con la presencia del rector de la Universidad del Valle, Iván Enrique Ramos; la vicerrectora de Investigaciones Ángela María Franco; la directora de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación OTRI, Patricia Guerrero; el Superintendente Delegado para la Propiedad Industrial, José Luis Londoño, y el coordinador del Grupo Banco de Patentes del SIC, Luis Antonio Silva.

En la universidad, Andrea Bermúdez Palencia, gestora tecnológica de OTRI, será la encargada de coordinar el CATI, que sería el segundo dentro del departamento, después del CATI del Parque Biopacífico, en Palmira.

“Nosotros vamos a facilitar el acceso a las bases de datos sobre patentes, para que los investigadores no se desgasten desarrollando tecnología que ya está disponible, y para que las empresas puedan encontrar elementos que requieren para su funcionamiento”, indicó.

Además, nombró servicios como el fortalecimiento del talento humano, por medio de capacitaciones y talleres sobre aspectos claves para solicitar patentes y derechos de autor, y acompañamiento en los trámites de gestión de propiedad industrial.

Por su parte, el superintendente Londoño afirmó que este proceso busca que los resultados de investigación sean aplicados por la industria nacional e internacional.

“Como dijo alguna vez el rector de la Universidad de Antioquia, las patentes y la propiedad industrial no están hechas para que se pongan en una ‘vanidoteca’; lo que pretendemos es que ese bien llegue a nosotros los consumidores. Eso mejorará la calidad y cantidad de los productos, y a la vez se beneficiará nuestra calidad de vida”.

Cinco patentes entregadas a la Universidad del Valle

Durante la actividad, que se cumplió en el auditorio Diego Israel Delgadillo, se entregaron cinco patentes nacionales a investigadores de la institución de educación superior.

Recubrimiento biocombustible para materiales en aplicaciones biomédicas.

Proceso de fotocatálisis aplicado para eliminar compuestos recalcitrantes en aguas residuales industriales.

Proceso para preparación de complejos quitina-glucano, usando agua comprimida y caliente.

MARLO – Turbina hidráulica de flotabilidad para bajas caídas.

Sensor de masa para automatización en un sistema de riego.

También se entregaron los certificados de dos patentes concedidas en Estados Unidos.

Fibra de papel de alta resistencia a partir de hojas y cogollos de caña de azúcar.

MITRACAL – Calcio para bebidas y alimentos nutracéuticos.

Investigación aplicada, la principal necesidad.

Bermúdez Palencia también se refirió a la falta de enfoque que tienen algunos investigadores hoy en día, y los invitó a que vayan más allá de sus ideas.

“Estamos acostumbrados a investigar lo que queremos, y no lo que el mundo real necesita. Debemos aliarnos con las empresas, para que ellos comuniquen sus inquietudes y necesidades, y así cambiar la cultura investigativa”.

Foto: Cortesía Univalle.

X